Sensei Luis Costa: Inicios del Karate en Uruguay

» Mi motivación pasa por mi Sensei Gerardo Balves. Siempre ha estado investigando la historia de las artes marciales.A él se le ocurre rescatar esas épocas donde las artes marciales llegaron a Uruguay»

El 3 de Agosto de 2016, es una fecha que marcó un antes y un después dentro de los practicantes del arte de las manos vacías: la Asamblea del Comité Olímpico Internacional confirmó de manera definitiva que habrá Karate en Tokio 2020. Seas un atleta de alto rendimiento, o un practicante sin interés mayor que crecer dentro de la disciplina, la noticia no pasó desapercibida para nadie y trajo puntos de vista encontrados. Incluso, hay voces que alertan del peligro de que el Karate, que en estos momento lucha por el equilibro entre la faceta deportiva y la tradicional, caiga definitivamente del lado de la competición, perdiendo su esencia, como algunos consideran que ha sucedido con el Taekwondo o el Judo. ¿Será para tanto? Si es innegable que cuando el Presidente de la WKF, el español Antonio Espinos dio la noticia, el mundo enteró se sacudió. “Para uno u otro bando”, ya nada sería igual…La historia permite que conozcamos el pasado para entender el presente, y proyectarnos al futuro con lecciones aprendidas y retos por lograr. … Estudiar y analizar la historia nos ayuda a comprender mejor los procesos sociales. Años atrás, al entrevistar al fallecido Maestro Henry Plee, padre del Budo europeo,  sostenía que “A los maestros los comparo con una biblioteca. Su sabiduría está conformada por horas y horas de entrenamiento,  experiencias, conclusiones de cada momento vivido… si eso no se comunica ni resguarda,  al fallecer este docente es una biblioteca perdida que ese maestro se lleva consigo a la tumba,  y que es imposible de recuperar”. Esta misma historia, nos permitirá comprender el contexto de lo que vendrá con el Karate a futuro…En los pocos años a la fecha, en un trabajo sin precedentes, importantes exponentes decidieron rescatar la vida de nuestros padres marciales y pioneros. Es así que Sensei Luis Marziotte llevara a la luz su obra “Judo Salteño, 60 años de historia”, y su colega Rodolfo Kalmann tenga en este momento la tarea de rescatar la  génesis de Uruguay en general. Toda un comienzo más que prometedor para cuidar nuestro presente y futuro…

Georges London, quien trajo el Karate a Uruguay

Sensei Luis Costa, de nuestro protagonista se trata, instructor de Karate y Kobudo, con 33 años de práctica a la fecha,  es quien tomó la grata de tarea de rescatar del olvido a los ilustres padres que nos precedieron en la difusión del Karate. “Practico Kobudo en la escuela Brinkmann, línea Shorin Ryu Kenshinkan. Soy alumno del Sensei  Gerardo Balves, que fue alumno del propio Sensei Jorge Brinkmann. En la actualidad reside en Canadá, y es discípulo del Maestro Minoru Higa, quien vive en Okinawa”, nos cuenta presentándose, “Pertenecemos a un grupo que se denomina KYUDO MUGEN Kyudokan, que está conformado por España,  Chile, Estados Unidos, Canadá y Uruguay. Todos dependemos directamente de Okinawa y encabezo AUKKSO (Asociación Uruguaya Kyudokan Karate Do Shorin Ryu Okinawa). En cada país hay un responsable técnico”, completó. Entrevistarlo sobre su proyecto fue una tarea por sobre todo grata. Con la pasión del practicante y el conocimiento del docente, nos supo transmitir pinceladas de una era heroica dentro del Karate celeste.

CMU: Sensei Costa, ¿Qué lo llevó a investigar los orígenes del Karate en Uruguay y escribir la futura obra?

L-C: Mi motivación pasa por mi Sensei Gerardo Balves, a quien considero un investigador, pero él se auto declara como un recopilador de historia. Siempre ha estado investigando la historia del Karate y  de las artes marciales. Tiene mucho conocimiento al respecto, la verdad. Y desde ahí germinó la semilla de investigar. Y a él se le ocurre que sería maravilloso rescatar esas épocas donde las artes marciales llegaron a Uruguay. Quizás bastante después que Brasil y Argentina, por citar dos casos puntuales. Eso me llevó a buscar información de aquellas personas que dieron los primeros pasos en venir y difundir… en viajar, practicar, y traer conocimientos…y que lamentablemente quedó perdido en la memoria con el paso del tiempo. Nadie cuidó todo esto. Nadie lo vio como un tesoro a proteger…  esos tiempos incluso eran muy duros no solo para Uruguay, sino para Sudamérica en general… sin pretender hacer hincapié sobre las acciones políticas de cada país, mientras las disciplinas se desarrollaban, vivieron un proceso por el cual fue complicado se quedaran en estos países…

Aquiles Faggiani, Primer cinturon negro uruguayo de Judo, introductor del Karate Shotokan

CMU:…los diferentes procesos militares de cada país, tuvieron que ver…

L-C: Si, claro. Personas que habían empezado  con la práctica con los pioneros, debieron marcharse llevándose con ellos su historia. También otros exponentes que ya no están, y se fue con ellos sus vivencias. Los jóvenes de hoy ven el Karate como la WKF, el cual es la faceta competitiva. Eso es muy bueno, pero hay mucho más. Por ejemplo, en la escuela aprendemos sobre Artigas, los primeros indígenas, la conquista española, las invasiones inglesas… y eso nos brinda cultura general. Nos enseña a querer a nuestro país, origen y cultura. Debemos entender como fue el proceso del como iniciaron todo… cuales fueron sus inquietudes…sus historias de vida, para que esta generación comprenda y valore a su Sensei, su disciplina…el Karate es mucho mas abarcativo que una medalla o un trofeo. Se aprenden muchos más valores en un dojo Kun que en un torneo. Los que elegimos el Karate como disciplina, sabemos que es un camino a recorrer… parafraseando al Maestro Tabarez: “La única recompensa es el camino”. Y eso es lo difícil de hacerle entender a las nuevas generaciones para que no abandonen después. Para que cuando pase su etapa de competidores, sepan que todavía tienen mucho por lo que quedarse. Conociendo su historia, verán como el arte marcial ayudó a formarse a las personas.

Recuerdo que cuando comencé a practicar, mi primer Karategi, su pantalón fue del frigorífico donde trabajaba mi madre. Mi madre sacaba de su uniforme, y yo ir con un pantalón parecido al de mi Sensei, ¡ya era algo subliminal! A principios de los 80, no era fácil conseguir un karategi…”

CMU: ¿Cuánto hace que comenzó a trabajar en la obra?

L-C: Hace tres años, ya. Se hace muy difícil a veces concretar las entrevistas con personas mayores. Hablamos de personas de 92 años que han sido entrevistadas. Venimos de un proceso lento, porque uno desgraciadamente, no se dedica solo a esto… Un caso es Sensei Perla Fernández, la primera mujer en practicar Karate en Uruguay. Empezó con 40 años de edad, además. Ella practicaba Judo en ese tiempo, el Karate no era permitido para las mujeres. Cuando terminaba su clase, se quedaba mirando Karate… así todos los días, hasta que fue invitada a practicar. De esa manera comenzó su historia, muy rica en vivencias. Por ejemplo, llegó a conocer a mitos como Kanazawa, entrenar con el…,  demostró que el Karate no tiene ni edad, ni limites. Hasta hace poco todavía daba clases. No es solamente audio, sino que las entrevistas se filman. Acompañando la obra quiero tener viva la imagen y el cómo se expresa cada protagonista. Son momentos muy emotivos, que quiero rescatar, y quede un lindo recuerdo de ellos.

CMU: Cuéntenos de algún detalle muy puntual que lo haya sorprendido cuando comenzó a investigar sobre el Karate nacional.

L-C: ¡Tanto hay por contar! Por ejemplo, cuando uno se refiere a Georges London como el primero, es cierto; porque abre su dojo en Uruguay en el año 1958. El dojo Shobukan, inicia las clases de Judo, AikiJujutsu y Karate, aunque de esta ultima disciplina no era un experto, pero si amante y gran conocedor. Entonces cuando emigró desde Francia a Uruguay, trajo los conocimientos que poseía. Al analizar la historia del Karate, no es más que del 55 hacia abajo…y cito este año porque desde su llegada a Uruguay, a comenzar a enseñar de manera oficial en el Dojo Yobukan pasó algún tiempo.  Dejó una gran generación de alumnos, como Juan Eduardo Castro, el primer uruguayo en visitar Okinawa por entrenamiento. Hablamos de finales de los setenta…además tuvo el honor de entrenar con Sensei Shoshin Nagamine, nada menos… estuvo con parte de la historia del Karate. Un privilegio que pocos pudieron vivir. Así podemos citar y rescatar del olvido a otros protagonistas como Aquiles Faggiani, quien en el año 1972 funda la Asociación Nacional de Karate, e introduce en el país el Karate Shotokan. Lo aprende en Brasil con Sehichi Akamine, aunque previo había entrenado Goju Ryu. Faggiani era todo un amante de los deportes de combate, ya que previo practicó Judo y Esgrima olímpica. Además de ser Profesor de Educación Física. Incluso fue el primer judoka uruguayo en ser cinturón negro, examinado nada menos que por japoneses. Después pasan muchísimos años, hasta que se funda en 1985 la Confederación Uruguaya de Karate, que trabaja hasta hoy de manera ininterrumpida. De ahí, hay saltos temporales que son de instrucción y creación. Es decir: entre el 58, el 72, 85, el 86, el 98…etc… donde se marcan varios hitos, en esas temporalidades hubo formación de quienes los siguieron en la difusión, con un trabajo de dojo importantísimo, como la creación de la propia Confederación o el primer torneo nacional en el año 1986… uno debe comprender por qué en el medio pasaron un montón de años que sirvieron para formar a los actuales exponentes.

Sensei Michihisa Itaya, promotor del Karate rioplatense

CMU: Desgraciadamente los primeros protagonistas como Georges London, los Faggiani padre e hijo, y otros protagonistas de la primera hora no están con nosotros. ¿Cómo se fue manejando para lograr rescatar esa historia?

L-C: Lo de London fue muy simple, ya que mi Sensei practicó con él, entonces conocía mucho su historia. Además como que uno, desde siempre fue anotando detalles históricos, entonces ya, por pequeño que sea, contaba mucha información de ese tiempo. Todo ese material atesorado sirvió para comenzar a reconstruir la historia. Y los alumnos directos de dichos pioneros, se convirtieron en interlocutores validos. Entonces se pudo reconstruir la vida de London, de los Faggiani, del Centro Interventor de las Artes Marciales durante nuestro proceso militar…por dar otro dato en lo social, el Karate tuvo mucho auge en las clases socio económicas altas. El país de las vacas gordas, se nos muere allá por el 65, 70…Uruguay que tenía el potencial durante la segunda guerra de alimentar a toda Europa, finalizado el conflicto bélico, se termina incluso una fuente importante de ingresos. Eso se notó en la sociedad, y el Karate no fue ajeno al momento que se vivía. Eso hizo retroceder su crecimiento en Uruguay.

La obra todavía no tiene fecha de salida, porque todavía hay mucho trabajo de campo por delante

CMU: ¿Cómo se manejaba el Centro Interventor de las Artes Marciales?

L-C: Se manejaban de la siguiente manera: Los cinturones negros, en muchos casos, pocos son profesores de alguna asignatura… por lo general, son expertos en lo técnico, pero carecen de formación docente… del cómo hacerse cargo de una clase… En su momento, se hizo un registro de danes y les dio un curso de nivel nacional para que los nutra y avale. Les brindaba herramientas muy necesarias para llevar adelante su dojo. Ahora las universidades privadas con una idea muy similar, crearon la tecnicatura de Karate, y te forma con materias muy parecidas. Y con títulos reconocidos por el ministerio de educación y cultura.

CMU: ¿Como nos puede describir en lo humano a los Maestros London y Faggiani?

L-C: Eran personas muy adorables, se cuenta… muy comprometidas con la enseñanza de la disciplina. Como habrá sido que en el 98 la confederación uruguaya le entregó el 9no dan a Aquiles Faggiani. La primera vez y única que se dio tamaño reconocimiento por su labor. No olvidemos, que Brasil y Argentina, el primero por sobre todo, recibieron una colectividad japonesa muy grande. Y Argentina, incluso, una colectividad okinawense… Jintatsu Higa, por la guerra no pudo volverse, y comenzó a difundir Karate entre su gente…

CMU: Hohan Soken incluso vivió en Argentina…

L-C: ¡Exacto! En cambio Uruguay debió viajar para obtener esos conocimientos. Continúo contándote de estos protagonistas: eran personas muy rectas debido a su formación, y le dieron muchísimo al Karate nacional. Con una clase muy física, de base. Georges London, era muy jovial, sociable… con un estilo técnico muy fuerte, duro y marcial. Hoy lo sembrado por ellos sigue vivo y vigente. Y habla muy bien de su trabajo.