Sifu Jorge Quiñones: “Me considero un tradicionalista”

Sifu Jorge Quiñones

Existen muchos estilos de Kung-Fu y cada uno con características personales. Entre todos ellos, encontramos uno que  posee peculiaridades muy propias  para la defensa personal. Habiendo sido creado hace más de 400 años, es considerado  el más famoso del mundo. Se llama Wing Chun y su fama se debe, en lo mediático, a múltiples motivos: Bruce Lee lo practicó, la moda que hubo alrededor de dicha disciplina a fines de los noventa, y a la trilogía fílmica sobre la vida y combates del GM Yip Man. Analizado seriamente, encontramos que el  Wing  Chun  hoy día, es uno de los más sofisticados y practicados sistemas de Kung Fu alrededor del mundo. ¿Por qué?  Se debe a que su estructura global de entrenamiento y su visión realista y lógica de la lucha lo convierten en un sistema integral y completo. Basado en teorías y principios científicos y biomecánicas, el Wing Chun permite a cualquier persona independientemente de su sexo, edad o envergadura desarrollar una mecánica y sensibilidad corporal además de una potencia y energía interna vital para un enfrentamiento real. Su estrategia de combate es directa y centrada en causar el mayor número de golpes al adversario del modo más rápido posible. Aunque posee un enfoque muy directo también trabaja aspectos como la autoconfianza, la concentración y la conciencia del propio cuerpo. El Wing Chun, incluso, contiene las doctrinas clásicas chinas del Budismo, Confucionismo y Taoísmo, aportando un equilibrio mental y físico o lo que es lo mismo, una armonía entre el Yin y el Yang.

Pasada la publicidad, quedan los hechos.  Es así que podemos encontrar numerosas academias alrededor del globo  que cuentan con instructores que difunden dicha disciplina, y Uruguay no es la excepción. Aun siendo la línea descendiente de Yip Man como la más difundida. “Trabajamos desde el 2007. Contamos con tres sedes en Uruguay, además de  filiales en Argentina,  y Chile”, nos cuenta Sifu Jorge Quiñones, al inicio de nuestra entrevista. Ya no hay misterios. Las puertas están abiertas para todo alumno sincero que desee aprender. Pero hay detalles alrededor del Wing Chun, como sus orígenes y su más famoso cultor, Yip Man, donde hay mucho por descubrir. En la presente nota, Sifu Quiñones, te brindará información de primera mano, acerca de sus últimos descubrimientos.

Mientras vivía en Foshan, Yip Man solo le enseñó a un grupo reducido de personas de su entorno

CMU: ¿Específicamente, difunde el sistema de Ving Tsun que Yip Man enseñaba mientras vivía en Foshan, previo a su viaje a Hong Kong, verdad?

J-Q: Si, así es. Difundo la línea Foshan Yip Man Wing Chun y represento a la International Lun Gai Foshan Wing Chun Association dirigida por el Gran Maestro Derek Fearson, quien fuera el primer estudiante occidental del GM Lun Gai. También estoy certificado como Miembro y Coach de la Foshan Yip Man Wing Chun Association fundada por el GM Lun Gai, y por el GM Guo Fu. Ambos, son dos de los primeros discípulos del GM Yip Man en Foshan.

CMU: ¿En que basó su búsqueda en su viaje a China?

J-Q: Mi búsqueda estaba centrada en conocer las distintas escuelas y asociaciones, así como lugares culturales relacionados con la historia del Wing Chun. Para mí era de suma importancia ver como entrenaban y cuáles eran las características de las diferentes escuelas en el lugar de origen, Foshan, así como aprender de la experiencia de maestros locales con trayectorias indiscutibles. Pude entrenar en la Academia del Gran Maestro Lun Kai (Wing Sim Club), y del Gran Maestro Guo Fu (Naihai PingZhong XiBei Zhoubiao Wing Chun Kung Fu Academy), dirigidas actualmente por sus respectivos hijos, quienes mantienen vivo el auténtico Foshan Yip Man Wing Chun. En Foshan nos recibieron en la Foshan Yip Man Wing Chun Association, tomamos el té, nos mostraron el lugar, compartimos técnicas y aplicaciones con los practicantes que estaban en ese momento. Al siguiente día ya pude practicar Chi Sao de forma amistosa con algunos practicantes, y uno de los días recibí instrucción directa del hijo del Gran Maestro Lun Kai sobre detalles del sistema y el trabajo del Fajing. ¡Fue una gran experiencia! Cuando llegamos a Naihai nos recibió en su casa el GM Guo Wei Zhan, hijo del GM Guo Fu. Primero tomamos el té, posteriormente compartimos formas y nos llevaron a conocer la actual Academia. Al día siguiente, nos esperaron por la noche para practicar directamente Chi Sao. Eran todos practicantes sobresalientes, bien dispuestos a la practicar con contacto y seriedad sin perder jamás el control y la caballerosidad. Esa noche tuve la suerte y distinción de que el GM Guo Wei Zhan cruzara manos conmigo, y me mostrara las diferentes entradas características de su escuela. En los tiempos libres, visité otras Academias y Asociaciones como es el caso de la Ving Tsun Athletic Association en la cual conocí al GM Yip Ching, la Academia del GM Wan Kam Leung, la International Wing Chun Association en Hong Kong y el Rincón del Wing Chun ubicado en el Foshan Lingnan Tiandi. Es llegar, saludar y conocer, en algunos casos me mostraron las formas características de su línea, y me solicitaron que mostrara las formas que pactico, todo es compartir. También visité una serie de lugares relacionados con la historia y la cultura china, como el Yip Man Tong, (Museo de Yip Man), el Zhu Miao, (Templo de los Ancestros), y la Montaña ZiQiao y la histórica Asociación de Artes Marciales Chin Woo.

«…los datos que indican que la monja Ng Mui creó el Wing Chun en primavera, durante una meditación…, bajo un árbol de ciruelo observando la lucha entre una grulla y una serpiente… puede haber sido un sentido figurado»

CMU: … Intentemos dar un poco de luz al respecto: La historia del Ving Tsun tiene muchas contradicciones…

J-Q: (Con seguridad)…no las tiene, y le voy a explicar porque:…una idea que se está imponiendo es que el Wing Chun vuelve a su hogar, el monasterio Shaolin. (Sonríe) La verdad es que nunca estuvo ahí. Todo se remonta al siglo XVII…a los diferentes eventos que ocurrieron en ese periodo, entre ellos, la invasión Manchú. Podemos confirmar que los guerreros Tai Ping estuvieron involucrados. Los Tai Ping, son también conocidos como miembros del junco rojo en el periodo de la Rebelión contra los Manchúes (Invasores Mongoles). Hasta ahí los historiadores pudieron llegar con total certeza. Sabemos que en ese momento surgió el Wing Chun, y se desarrolló dentro de los grupos rebeldes. Lo demás es leyenda, no hay datos reales que confirmen nada más que lo expuesto hasta el momento. Inclusive los datos proporcionados por la leyenda que indican que la monja Ng Mui creó el Wing Chun en primavera, durante una meditación…, bajo un árbol de ciruelo observando la lucha entre una grulla y una serpiente… puede haber sido un sentido figurado. Al hablar de una mujer, puede referirse al principio taoísta del Ying dadas las características presentes en un estilo refinado, con la capacidad de ceder, adaptarse y absorber. Para los chinos, la primavera es un periodo de cambio. Y ahí tenemos ese periodo de cambio: estamos en medio de una invasión y una guerra, y deben moverse para liberarse. Entonces es un periodo de cambio hacia algo bueno que va a venir. Porque la primavera no es como el otoño donde los días se acortan y reina la noche y el frío, sino que va hacia la luz y el verano. Es el florecimiento de algo nuevo. El símbolo del Wing Chun más usado es la flor de cinco pétalos del ciruelo. Es una flor que resiste las bajas temperaturas del invierno, capaz de florecer en la adversidad y simboliza la fuerza de las artes marciales. Si observamos la lucha entre una serpiente y una grulla, la serpiente representaría el Ying: lo suave, blando, femenino y la grulla representaría el Yang: directa expansiva, masculina. Esa leyenda nos puede indicar que el Wing Chun fue creado en un tiempo de cambio, donde el pueblo chino buscaba prosperar en la adversidad, y que el estilo fuera creado utilizando los opuestos complementarios Ying- Yang. Esto es lo que podemos desenmarañar de un posible lenguaje encriptado, sin descartar que esta leyenda pueda estar basada en datos reales de los cuales no hay registro alguno.

Al Wing Chun lo defino como un sistema de defensa activa perimetral. Se cuida un perímetro. Cuando el oponente se aproxima en una situación hostil e invade el perímetro de seguridad, es atacado automáticamente. Por eso defino al Wing Chun como defensa activa. Por qué lo hace mediante un ataque preventivo. Es como una estrategia militar: si invaden tu país, defiendes tu espacio y buscas evitar que tu ciudad principal sea bombardeada. O sea, lo detienes a una distancia segura. Cuando el oponente está a un rango del alcance de la pierna, se patea y golpea con los puños yendo hacia adelante, a tomar el contacto”

CMU: Convengamos que quienes componían la resistencia, se ocultaban…de ahí tantas pistas falsas…

J-Q: …exacto, se ocultaban en un movimiento de artistas de la ópera china. Se infiltraban en el bando enemigo y operaban como un comando. Toda su historia es compleja y difusa dado que estaban viviendo un periodo de revolución. Podemos confirmar que todo pasó en el siglo XVII y sus técnicas se probaron en la guerra, lo que lo confirma como un arte marcial propiamente dicho, y no un deporte de contacto. Sus conceptos son simples de aplicar, y están sostenidos por la ciencia, matemática, geometría, física, anatomía y bioquímica.

Acreditaciones de Sifu Jorge Quiñones, unico Representante de la International Lun Gai Foshan Wing Chun Association en Sudamerica. Miembro y Coach de la Foshan Yip Man Wing Chun Association ( China ).

CMU: ¿Era verdad que Yip Man fue elitista para enseñar? Se dice que solo le enseñaba a gente de clase alta.

J-Q: Mientras vivía en Foshan, Yip Man nunca necesitó dinero. Por el contrario: era sabido que ayudaba económicamente a sus amigos, nunca tuvo la intención de enseñar, y jamás quiso ser maestro, sino que entrenaba para él.  De hecho, solo le enseñó a un grupo reducido de personas de su entorno durante la ocupación japonesa. En ese entonces, les transmitió el sistema completo en un año, pero el entrenamiento continuó durante más de 4 años. Las clases eran intensas y en secreto durante las noches. La formación del Maestro Yip Man se basaba en la primera trilogía: Siu Nim Tao, Cham Kiu, y Biu Jee (formas de mano vacía); y luego la segunda trilogía: Mok Jan Chong (muñeco de madera), Luk Dim Bun Gwan (Bastón de los seis puntos y medio) y Bart Cham Dao (Forma de cuchillos de 8 cortes). Además enseñaba Chi Sao, manos pegajosas, (ejercicios de sensibilidad táctil). Las formas no apuntan a simular un combate, sino a desarrollar una serie de habilidades. De ahí que las formas dividen los niveles. No existen ni cinturones, ni grados solo seis niveles, acorde a la forma que estudies. En cuanto a los cuchillos el GM. Yip Man no los enseñó en  en Foshan, si no en NaiHai, en la casa de su estudiante Guo Fu ya que estaba siendo perseguido por los japoneses.  Tanto las características del arma como su utilización, son un poco diferente a la versión utilizada y enseñada posteriormente en Hong Kong. En este periodo los japoneses le pidieron que entrene a sus tropas, y se negó. Tuvo numerosas confrontaciones de manera directa, pero no abiertas frente a los opresores japoneses. Cuando se mudó a Hong Kong, debió comenzar a enseñar por necesidades económicas. De ahí que hace una simplificación del estilo para que lo pudiera aprender cualquier persona, y no solamente los que él había seleccionado. Tengo entendido que en el comienzo, sus clases no eran inaccesibles, pero si lo fueron cuando quienes se hicieron cargo de la escuela fueron sus estudiantes. El formó a las primeras generaciones de estudiantes de Hong Kong, y cuando estos mismos pudieron hacerse cargo de todo, Yip Man no estaba presente en las clases. Solo asistía en casos muy especiales. Por eso hay tantas versiones. Cuando fallece,  en Foshan las escuelas de sus alumnos continúan trabajando sin ninguna denominación que los diferencie. Es un único estilo. Los alumnos de Hong Kong, por el contrario, cada uno crea su propia línea, con características personales, pero mantenidos unidos en su mayoría en asociaciones.

Tengo el sistema completo, y el máximo grado certificado. Completé mis estudios, pero debo seguir puliendo y perfeccionándome. De ahí se basa mi viaje a China: el absorber el saber y experiencia de los Maestros que me precedieron”.

CMU: ¿Cómo fue el proceso de traer el Ving Tsun a Uruguay? Convengamos que es una disciplina muy diferente a la media.

J-Q: Me inicié en las artes marciales chinas practicando Shaolin Kung Fu. Por un accidente de tránsito tuve que abandonar mi práctica, y buscar un nuevo estilo que se adaptara a mis nuevas posibilidades. De esta manera encontré que en muchos sentidos, el Wing Chun era lo que necesitaba. Es así que comencé a viajar a Argentina y Chile para estudiar el estilo de Hong Kong EBMAS de Boztepe a quien considero un gran guerrero, pero por cuestiones de distancia, no podía seguir mi formación de manera seria y sostenida. Entonces busqué otros rumbos.  En aquel entonces, mi manera de presentar al Wing Chun fue simple y directa: Les pedía que me ataquen como quieran. Terminaban en el piso con los puños arriba sin comprender que les pasaba. Los dejaba atacarme hasta tres veces. Así les mostraba la eficiencia de esta disciplina.  Después me volqué hacia una línea más tradicional, por que buscaba respuestas más profundas. Ahí comprendí la esencia del Wing Chun, y de esta manera descubrí un arsenal enorme de técnicas, desplazamientos y sobre todo de complejas estrategias, que no es simplemente golpear y patear para adelante.

Entrenando Chi Sao con uno de los más grandes Maestros Chinos contemporáneos, Guo Wei Zhang, hijo del GM Guo Fu discípulo del Gran Maestro Yip Man en su ciudad Nata, Foshan.

CMU: ¿Cómo se encuentra hoy la escuela en Uruguay?

J-Q: Actualmente en Uruguay trabajamos de manera sostenida. Contamos con dos escuelas en Montevideo y otra en Salto, con diferentes actividades que me llevan a visitar las distintas filiales. Realizamos entrenamientos específicos según el nivel del alumno, con clases especiales de perfeccionamiento, seminarios y talleres. En el caso de los instructores, vemos los puntos más finos y todo aquello que deben transmitir a sus propios estudiantes. No los limito, sino que me gusta enseñarles todo lo puedan aprender hasta que se saturen. No se escatima ni encasilla la enseñanza. Una vez que el estudiante desarrolla ciertas habilidades, vamos a trabajar otras: el progreso está dado según su propio esfuerzo. El examen lo entiendo para mantener la calidad cuando el estudiante no entrena directamente con el maestro. Si es un alumno directo, cada clase es un examen. Ahí mismo mientras entrena, evalúo su evolución.  Además de difundir la línea en mi país, también lo hago en Argentina y Chile donde tengo más escuelas manejadas por mis representantes, y a las cuales visito con mucha asiduidad. Este año tenemos planeado visitar la International Lun Gai Foshan Wing Chun Association, entidad dirigida por mi Si Pak Derek Fearson con quien trabajo para difundir esta línea en todo Sudamérica. También estoy planificando un nuevo viaje a China, ambos viajes tienen como objetivo perfeccionar y profundizar en el sistema autentico sin modificaciones. Me considero un tradicionalista, y entiendo el perfeccionamiento en el acercarme al origen de las cosas.